Si usted no tiene permiso para estar en el país y va a ser devuelto o expulsado, en algunos casos, corre el riesgo de ser internado.  Si la Dirección General de Migraciones considera que es necesario para investigar su derecho a permanecer en el país, o si se considera que su identidad no está probada, usted corre el riesgo de ser internado. Estar en régimen de internamiento significa que se está privado de libertad y que la libertad de movimientos se limita a un área cerrada. Si usted ha estado en régimen de internamiento  más de tres días, tiene derecho a un abogado o jurista –un defensor público, gratuito. Usted tiene derecho a elegir el defensor público que desee.  Todos nuestros juristas ayudan como defensores públicos en los centros de internamiento y usted puede comunicar a la Dirección General de Migraciones si desea que alguno de nuestros juristas sea su defensor público. Tan pronto como tengamos la designación en nuestra mesa, mantendremos la primera reunión con usted en el centro de internamiento y comenzamos el proceso juntos.  Si es necesario, contrataremos a un intérprete para esa reunión.  Nuestro trabajo consistirá en apelar la decisión de internamiento y en trabajar para que usted sea puesto en libertad.  Muchas veces trabajamos en forma paralela con su solicitud de asilo.  Póngase en contacto con nosotros y le daremos más información.

¿Tiene preguntas sobre el internamiento?

Póngase en contacto con nosotros si necesita asistencia jurídica. Llene el formulario más abajo y luego nos comunicaremos con usted.